Buscar
  • mateoespaillat

Más inclusión, menos barreras

Inclusión y discapacidad son dos palabras que nunca deberían presentarse separadas. Como personas, sin importar nuestra posición, debemos sensibilizarnos frente a las personas con discapacidades, romper con los estereotipos y respetar las diferencias. Hoy en este “Día Internacional de las Personas con Discapacidad” hago un llamado a cada dominicano a reflexionar sobre inclusión y discapacidad.


Se entiende que las personas con discapacidad son aquellas que tienen deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, en interacción con diversas barreras, pueden obstaculizar su participación plena y efectiva en la sociedad en igualdad de condiciones con los demás. El gran reto en nuestro país sigue siendo poder salir adelante superando las barreras; vivir con mayor independencia y realizar actividades sin temores es el deseo de la población con discapacidad.


Como país y como personas debemos dirigir la mirada hacia la inclusión y respeto a los derechos de las personas con discapacidad, y establecer como objetivo que las instituciones, empresas y el medio cotidiano puedan ser espacios de fácil acceso para todos. ¡Espacios sin barreras! La inclusión que demanda la población con discapacidad no es más que las facilidades para poder realizar cualquier tipo de actividad de forma autónoma.


De acuerdo al último Censo de Población y Vivienda 2010, un 12.3% de la población total vive con algún tipo de discapacidad en la República Dominicana, esto constituía un total de 1.160.847 personas hace ya once años. Es decir que es muy probable que cada uno de nosotros conozca o haya interactuado con una persona con discapacidad. Y debemos preguntarnos, ¿estamos haciendo lo suficiente por ellos?


Si bien en la materia que me corresponde como diputado vemos que la República Dominicana cuenta con normativas propias al tema. Está el caso del “Reglamento para Proyectar sin Barreras Arquitectónicas M-007” del Ministerio de Obras Públicas, que presenta todas las medidas a tomar en cuenta en la construcción de edificios y espacios públicos. Además, existe la “Ley 5-13 sobre Igualdad de Derechos de las Personas con Discapacidad”, la que constituye un logro en las acciones de incidencia del sector organizado de las personas con discapacidad por contar con un instrumento de carácter jurídico que sustente las demandas por una mayor inclusión y respeto a los derechos de las personas con discapacidad.


Sin embargo, seguimos teniendo muchas debilidades. Queda evidente la falta de aplicación de estos reglamentos en obras físicas tanto privadas como públicas, así como la falta de recursos para apoyar en la aplicación de la Ley 5-13. Desde nuestra curul, estamos empezando a fiscalizar estos temas y a incidir sobre ellos. Por ello, sometimos un Proyecto de Resolución que busca poner rampas de acceso en las principales playas y balnearios del país. Es impensable que en nuestro país, teniendo las mejores playas, no puedan ser disfrutadas por todos y todas sin dificultades. Nuestro bloque cuenta con una empleada con discapacidad que cada día nos demuestra que no existe un impedimento para lograr un trabajo excelente.


Las barreras muchas veces están en nuestras mentes y en la falta de solidaridad con quienes la necesitan. Por ello, te invito a reflexionar en este día sobre qué estás haciendo para no ser una barrera hacia las personas con discapacidad y a que hagas un llamado desde a la empresa donde laboras, hasta tu regidor y diputado que te representan con el fin de contribuir y asegurar que como país hagamos más.

5 visualizaciones0 comentarios