Buscar
  • mateoespaillat

Los bosques en la captura de gases de efecto invernadero (GEI)

Cuando se habla de mitigación de los efectos negativos del cambio climático, es posible que hayas notado que los bosques juegan un papel importante en las negociaciones, acuerdos e inversiones de los países más industrializados. Esto se debe a que los bosques tienen un elevado potencial para capturar los gases de efecto invernadero producidos por el ser humano, especialmente el CO2. Sin embargo, es necesario saber que para garantizar la efectividad de las políticas que se desarrollan para la conservación de los ecosistemas forestales, estas deben hacerse de manera planificada e integral, debido a que la siembra de árboles de la misma especie en las jornadas de reforestación no es a largo plazo una medida eficiente.


Cada tipo de bosque está compuesto de una diversidad de árboles y arbustos que proveen los nutrientes que el suelo necesita, el cual constituye la parte más importante en la captura del CO2 debido a que las raíces tienen mayor capacidad de captura de GEI que la parte arbórea de las plantas.


El 42.8% del espacio geográfico de la República Dominicana está conformado por cobertura forestal o bosques. Esto significa que nuestros bosques ocupan aproximadamente 1,814,503 hectáreas del total del territorio del país. El bosque húmedo es el de mayor participación, con un 39.8% del total de la cobertura forestal. Tan solo este cuenta con más de 200 especies de plantas, entre ellas las herbáceas (malezas, enredaderas, musgos, entre otras). Cada especie juega un papel importante para garantizar la conservación del ecosistema. A su vez, los componentes de cada planta son importantes para la captura de carbono, de qué manera los árboles y arbustos colaboran entre sí para que existan los recursos necesarios para la captura de carbono de los bosques.


Como habíamos planteado inicialmente, el suelo es el componente más importante para el proceso de captura de GEI, por ser las raíces las que poseen la mayor capacidad de capturar CO2. Para dar un ejemplo esto usemos el mismo caso de los bosques húmedos, estos tienen una capacidad de captura hasta 665.90 ton de CO2/ha, en contraste con la parte arbórea, que captura 20.3 ton de CO2/hec. Pero cada parte de la planta es importante, por lo que las especies deben coexistir de manera que a través de las raíces, todo el cuerpo de la planta pueda adquirir los nutrientes que cada una provee al suelo. Este es el motivo por el cual cuando se plantean iniciativas para reforestación de los bosques deben tomarse en cuenta las especies que los conforman y sembrarse más de un tipo, de manera éstas provean al suelo los componentes que cada una de las plantas sembradas necesitan para desarrollarse y capturar el CO2.


Ahora cada vez que decidas formar parte de una jornada de reforestación, planifiques una con tu empresa o tus compañeros y amigos, debes preguntarte: ¿son estas especies compatibles con el ecosistema forestal donde las voy a sembrar?; ¿son diversas o de un mismo tipo?. De esta manera podrás contribuir con iniciativas para la conservación de los bosques y la mitigación del cambio climático, de forma consciente y efectiva.


52 visualizaciones1 comentario