Buscar
  • mateoespaillat

Accidentes de tránsito: una gran epidemia que afecta a la República Dominicana

En marzo de 2020, se dispararon las alarmas con el pronunciamiento por parte de la OMS de la Covid-19 como pandemia. La llamada enfermedad del Coronavirus ha tomado, a la fecha, la vida de más de seis millones de personas, siendo unos 4,380 en territorio dominicano. Este virus mortal, sin embargo, no ha provocado a partir de su aparición más muertes que los accidentes de tránsito. En 2020, murieron a causa de los accidentes 2,711 personas comparado con los 2,414 que reportó el Ministerio de Salud Pública como consecuencia de la Covid-19.


En 2013, la prensa nacional hacía eco de la noticia de que República Dominicana se ubicaba en el segundo lugar en muertes por accidentes de tránsito per cápita a nivel mundial. Seis años más tarde, las proyecciones de la Organización Mundial de la Salud nos ubican en la primera posición en este negativo renglón con 64.6 muertos por accidentes por cada 100,000 habitantes. Esta cifra difiere radicalmente de los datos reportados a ese mismo año (2019) por parte del INTRANT con la aún preocupante cantidad de 30.9 muertos por accidentes por cada 100,000 habitantes. La divergencia entre una cifra y la otra se debe a que el Banco Mundial proyecta su dato utilizando una estimación del subregistro por parte de las autoridades locales.


En los últimos 5 años disponibles, las muertes por accidentes han fluctuado alrededor de los 3,000 fallecidos por año, mientras que los lesionados ascienden a un promedio cercano a los 100,000 por año, equivalente a un promedio de un lesionado cada 5 minutos. Siendo La Vega, la ciudad con una mayor tasa de muertes por cada 100,000 habitantes en 2019 con unos 70.2.




Por su parte, más del 30% de estas muertes correspondió a jóvenes de entre 20 y 29 años, así como en promedio 9 de cada 10 eran hombres. Respecto a las vías interprovinciales, la Autopista Duarte fue el principal foco de decesos por accidentes promediando más de 230 en estos 5 años (2016-2020). Asimismo, en 2 de cada 3 muertes la víctima mortal se transportaba en un motor.


Respecto a la legislación existe una brecha en cuanto a la cobertura por seguros de los accidentados. Por un lado, sobre el Seguro Obligatorio de Vehículos de Motor que es el que está llamado a proteger de accidentes no relacionados al ámbito laboral, muchos vehículos no cuentan con seguros o estos no están al día por falta de renovación o de pagos. Por este concepto la DIGESETT impuso unas 116,138 multas en 2021 dejando descubiertos de protección a terceros. Por otro lado, la Ley 87-01 estipula la creación de un Fondo Nacional de Accidentes. Para esto se creó el Fondo Nacional de Atención Médica por Accidentes de Tránsito (FONAMAT) que opera desde 2007 y que ha tenido modificaciones en el tiempo pero que aún no supone una solución definitiva y sostenible que ofrezca cobertura a los accidentados.


Adicional a esto, la DIGESETT ha realizado esfuerzos de fiscalización que revelan las principales deficiencias en educación vial y que son parte de las causas de los accidentes. Entre estos destacan el no uso del casco protector con unas 395,468 multas, la violación a las señales de los semáforos con 160,381 infracciones, el tránsito sin seguro o con este vencido con 116,138 multas, el tránsito sin licencia o con esta vencida unas 104,497 infracciones y la ausencia del uso del cinturón de seguridad con 100,229 multas. Otras categorías de contravenciones con alto número de infracciones son: el exceso de velocidad y el uso del celular o dispositivos electrónicos. Todas estas corresponden a factores altos de riesgo según el Reporte de seguridad vial de la OMS.



Finalmente, aunque el error humano persista como la principal razón de los accidentes, se pueden tomar diversas medidas que ayuden a minimizar el daño. Por ejemplo, se debe mejorar la reportería y recopilación de los datos por parte de las instituciones encargadas, incluyendo la evaluación de los costos para el país de los accidentes, y que estos sirvan como base para el diseño de políticas públicas. Además, es crucial la puesta en marcha de los reglamentos que establecía la Ley 63-17, entre ellos el de la licencia por puntos, importante como medida de prevención. Otras medidas necesarias son la solución definitiva del esquema para el Fondo de Accidentes, así como el mejoramiento de la disponibilidad de servicios hospitalarios traumatológicos a lo largo de la geografía nacional.


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo